Actualidad y divulgación científica. Noticias sobre ciencia, tecnología, salud y medio ambiente.

15.12.14

Estufas a gas, un peligro mortal

Siempre que llega el invierno y bajan las temperaturas se producen lamentables accidentes con pérdidas de vidas humanas, bien por incendio de la vivienda o por inhalar gases tóxicos como el monóxido de carbono(CO) por una mala combustión de estufas a gas(llama amarilla) o de braseros de carbón.
Pues bien, se debe extremar la seguridad y nunca dejar la estufa de gas encendida en un espacio cerrado. El gas al quemarse consume el oxígeno del aire y libera dióxido de carbono e incluso monóxido de carbono si la combustión no es correcta. Si se usan, hay que asegurar la correcta renovación del aire interior.
El monóxido de carbono(CO) es un gas producido por una mala combustión; es inodoro y muy venenoso ya que bloquea la hemoglobina de la sangre y puede provocar la muerte en poco tiempo.
Los braseros de carbón o leña también emiten CO por lo que su uso es peligroso.
Siempre hay que permitir que el aire fluya por la habitación, bien abriendo un poco una ventana o puerta con objeto de renovar el aire, aunque haya pérdidas de calor.
Para mayor seguridad, lo mejor es no usar estufas a gas ni braseros de carbón en el interior de las viviendas.
Más información: http://www.cdc.gov/spanish/especialesCDC/EnvenenamientoCO/